LEER ES LA CLAVE...

 
LEER ES LA CLAVE... | Aficiones | Album de fotos | Curriculum Vitae | Enlaces
 
LEER ES LA CLAVE...
 
 
imagen
Participa activamente de la revolución digital y la lectura
En el mundo de hoy estamos inmersos en la revolución digital, aqui encontrarás sugerencias, consejos y orientaciones para que asumas a diario el reto de la lectura... es la herramienta necesaria para descubrir el mundo del conocimiento... esta en tus manos... aprovecha estos recursos!
Aquí mejorarás tu nivel de comprensión y la velocidad de tu lectura... Inténtalo!
Tus escritos son valiosos queremos conocer la huella que vas marcando cada día... atrévete son parte de tu ejercicio diario en clase!
imagen
EL ROSAL
(Cuento inglés)

Hace muchos, muchos años, en los días en que uno tenía mucho cuida¬do con las brujas, vivía un buen hombre cuya joven esposa había muerto dejándole una niñita.

El pobre hombre sintió que sólo no sería capaz de cuidar de la niña como era debido, y se casó con una mujer joven cuyo marido ha¬bía muerto dejándola a ella también sola con un niño pequeñito.

De esta manera, los dos niños crecieron juntos y se querían el uno al otro muchísimo, muchísimo.

Pero la madre del muchacho era en realidad una mujer malvada, y tan celosa que quería todo el amor de su hijo para ella; y, cuando veía a la niña crecer blanquita como la nieve, con unas mejillas muy rosas y unos labios como cerezas, y cuando veía su pelo, brillante como seda dorada, colgando hasta sus píes, y cuando su padre y to¬dos sus vecinos comenzaban a hacer alabanzas de su hermosura, la madrastra la odiaba con toda su alma y hacía todo lo posible para atormentar a la muchacha y estropear su belleza. Solía imponerle duras tareas y enviarla a cumplir difíciles recados no importa el mal tiempo que hiciese; y, si no lograba cumplirlos como ella quería, la regañaba y le pegaba con crueldad.

En un frío atardecer de invierno, en que nevaba copiosamente, y cuando el rosal silvestre que había en el jardín y bajo el cual acostumbraban a jugar los niños en verano estaba todo marchito y pelado, únicamente adornado con copos de nieve, la madrastra dijo a la muchachita:

“¡Niña! Ve a comprarme un manojo de velas en la tienda. Aquí tienes el dinero; date prisa y no te entretengas por el camino”.

La muchacha tomó el dinero y se alejó rápidamente a través de la nieve, pues ya se estaba haciendo la noche. Soplaba un viento tan fuerte que casi la levantaba del suelo y, en su carrera, su hermoso cabello se enredó completamente y casi la hizo caer. Sin embargo, tomó las velas, las pagó y emprendió rápidamente su regreso a casa. Pero, esta vez el viento soplaba detrás de ella y levantaba su her¬moso pelo dorado por delante de su cara como una nube, de manera que no podía ver por dónde pisaba y, al llegar a la escalerilla de una cerca, tuvo que detenerse a poner el manojo de velas en el suelo con el fin de ver cómo haría para pasar. Y, justo
cuando estaba trepando la cerca, un gran perro negro vino, cogió el manojo de velas con sus dientes y se alejó.

La niña tenía tanto miedo de su madrastra que no se atrevía a volver a casa sin velas, así que volvió a la tienda y compró otro manojo, pero, cuando llegó de nuevo a la cerca, volvió a ocurrir lo mismo.

Un gran perro negro se acercó y echó a correr con el manojo de velas en la boca. Una vez más la muchacha tuvo que volver a la tienda en medio del viento y la nieve y, con su último penique, compró otro manojo de velas.

(Continúa)
imagen
 
imagen
POR
QUÉ LA
CALANDRIA
SABE CANTAR
MÁS MELODÍAS
QUE OTROS PÁJAROS
(Leyenda de Venezuela)

Se cuenta que hace muchos
siglos, cuando los pueblos vivían
apartados unos de los otros y los viejos
les enseñaban a los jóvenes a hacer sus
propias armas, que como es de suponer,
eran de piedras, huesos, palos, fibras de árboles y
otros
elementos que
la naturaleza les daba,
no existía la calandria.
Este lindo pájaro, al¬guna vez
fue un indio joven y esbelto,
que esperaba ser reconocido como
adulto y guerrero.
Urijamo,
que así se llamaba el joven,
se preparaba para la gran fiesta
en la cual sería sometido a una prueba
y consagrado como guerrero.

imagen
En el siguiente texto, de la maravillosa escritora Hannah Arendt, puedes practicar tu análisis y comprensión de texto, consulta sobre su biografia y la trascendencia de su obra en www.epdlp.com
En tus marcas... listos... a LEER!!!
Qué es la filosofía de la existencia? (fragmento)

" El que del dato –ya sea la realidad del mundo o la imprevisibilidad del otro hombre o el dato de hecho que no me hice a mí mismo- se vuelve el trasfondo sobre el que se destaca la libertad del hombre, el material que inflama esta libertad. Que yo no pueda reducir lo real a lo pensable, he aquí el triunfo de la libertad posible. O, paradojalmente: sólo porque no me hice a mí mismo puedo ser libre; si me hubiese hecho solo, habría podido preverme y, de tal modo, habría perdido la libertad. "
Hannah Arendt
Espectacular, no es verdad, ahora trata de contextualizarlo a tu realidad, efectua comparaciones y ejercita tu habilidad para entender textos de filosofia...
JIRAFA
(Suzanne Prats, Canadá, 1984)

(Giraf fa camelopardalis, familia Jiráfidos, orden Artiodáctilos).

En nuestro planeta, todo lugar donde existen nutrientes o alimen¬tos está ocupado por una especie que lo aprovecha. Así, en la selva, desde el suelo a la copa de los más altos árboles, distintas especies de monos y de aves consumen las hojas y los frutos que se les brindan, los insectos y otros invertebrados.

Unos y otros se distribuyen a diversas alturas, y todos ellos sirven de alimento a los predadores.

En la sabana, amplia extensión herbácea tachonada de árboles ais¬lados o pequeños bosquecillos, los más diversos herbívoros consumen la jugosa hierba que crece por doquier, devoran las hojas de los ar¬bustos e incluso las ramas más bajas de los árboles.

Pero queda en lo alto una enorme masa de alimento al que los ñus, las cebras, las gacelas y los antílopes no tienen acceso, y del que tampoco se aprovechan los primates, como sucede en la selva, pues en este medio se vuelven terrestres.

La evolución creó entonces una especie que era capaz de llegar hasta las jugosas hojas de las acacias y de otros árboles, situa¬das a varios metros sobre el suelo: la jirafa.

Su cuello se alargó, aunque manteniendo el mismo número de vér¬tebras que los restantes mamíferos, y sus patas se hicieron cada vez más largas, hasta constituirse en un animal de más de seis me¬tros de altura.

Esta estructura gigantesca presenta una ventaja adicional, la de permitirles ver a sus enemigos desde gran distancia.

Por esa razón, las jirafas prefieren los terrenos despejados desde los que otean con facilidad sus alrededores.

Cuando han de beber agua o comer de algún arbusto bajo, tienen que hacer equilibrios para no caerse, y es una posición en la que pueden caer fácilmente presa de sus enemigos; por eso cuando están agrupadas, mientras unas beben otras vigilan.


El dibujo de su piel las camufla perfectamente entre el mato¬rral y los bosquecillos, aunque si un predador las ataca se de¬fienden con bravura a coces, capaces de matar a un león.

Cuando luchan entre sí, las jirafas no utilizan sus mortíferos cascos sino que se golpean con el cuello y los cortos cuernos que coronan su cabeza.

En ésta destacan las largas pestañas, cuya función es proteger los ojos contra los arañazos de las espinas y las ramas.

Cuando abren la boca, muestran una larga lengua con la que cogen las hojas y ramas espinosas de las acacias, que tragan perfectamente sin que les causen ningún daño.


 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión